Lo que debes saber

Regresar a lista de registros

Poder y Mandato en México

En México, otorgar un poder o un mandato es un acto jurídico que se tiene que llevar a cabo con cuidado y conocimiento. Esta nota tiene por objeto explicar de una manera simple los alcances que tendría un apoderado o mandatario dependiendo de la clase de poder que se le otorgue. Asimismo, incluiremos cómo revocar los poderes que se otorguen. 

¿Qué es la representación?

Es la facultad que tiene una persona de actuar, obligar y decidir a nombre, en nombre o por cuenta de otra[1]

¿Qué es el poder?

Es el otorgamiento de facultades que da una persona llamada poderdante, a otra denominada apoderado, para que actúe en su representación, de manera unilateral, es decir, el apoderado no comparece al otorgamiento del poder, si no es notificado posteriormente. Al momento en que el apoderado acepta el poder, éste se convierte en mandato. 

¿Qué es el mandato?

Es un contrato que tiene por objeto obligaciones de hacer consistentes en la celebración de actos jurídicos. 

¿Cuál es la diferencia entre poder y mandato?

Poder

Mandato

Es una declaración unilateral de voluntad.

Tiene por objeto obligaciones de hacer, consistentes en la realización de actos jurídicos que afectan al patrimonio del poderdante, por lo que es representativo.

Es un contrato.

Puede ser representativo o sin representación.

 

¿Qué tipos de mandato existen?

Existen 4:

a) Representativo: cuando el mandato se otorga con un poder, el mandatario (apoderado) representa directamente al mandante (poderdante) y los actos celebrados por el mandatario, afectarán directamente al patrimonio del mandante, ya que el mandatario actuará a nombre y por cuenta del mandante.

b) Sin representación: cuando el mandatario y el mandante tienen un negocio desconocido para un tercero, y el mandatario obra en su propio nombre. Un ejemplo de este tipo de mandatos es cuando una persona quiere adquirir un inmueble y el vendedor se lo quiere vender en un precio mayor al precio de mercado, entonces el comprador (mandante) celebra un contrato con otra persona (mandatario) para que sea éste quien lleve a cabo las negociaciones para adquirirlo e incluso adquirir el inmueble a nombre propio y posteriormente se lo retransmita al mandante.[2]

c) General: cuando no tiene limitación alguna. Entre los poderes generales podemos encontrar:

1. Poder para pleitos y cobranzas. Otorga facultades para el ámbito judicial y extrajudicial.

2. Poder para actos de administración. Los que implican actos administrativos y no de disposición, tales como recibir pagos, consentir en la cancelación de una hipoteca u otro registro, recibir el pago de la obligación respectiva, dar bienes en arrendamiento hasta por 5 años, recibir rentas anticipadas hasta por 2 años, prestar dinero sobre seguro de hipoteca, aceptar donaciones, herencias y legados.[3]

3. Poder para actos de dominio. Donar, vender y en general enajenar bienes, (especialmente inmuebles, muebles preciosos y alhajas) y derechos (especialmente reales), dar en prenda, hipotecar o gravar de otra manera bienes y derechos (especialmente inmuebles), dar bienes en arrendamiento por más de 5 años, recibir rentas anticipadas por más de 2 años, hacer remisión, repudiar herencias, cancelar hipotecas, su registro y extinguir derechos reales, dar fianza y recibir dinero prestado; transigir y comprometer en árbitros, conformarse con la demanda sobre inmuebles, etc.[4]

d) Especial: se encuentra limitado a un acto jurídico específico. Las limitaciones se deberán incluir en el mandato de forma expresa.

¿Hay alguna formalidad para otorgar poderes o mandatos?

El artículo 1715 del Código Civil del Estado de Yucatán dispone que el mandato debe otorgarse en escritura pública ante notario público:

I.- Cuando sea general.

II.- Cuando el interés del negocio para el que se confiere exceda del límite autorizado a los escribanos públicos por la ley del notariado.

III.- Cuando en virtud de él, haya de ejecutar el mandatario, a nombre del mandante, algún acto que, conforme a la ley, deba constar en escritura pública, como por ejemplo, que se le otorgue a una persona para comparecer a una escritura de compraventa de un inmueble.

¿Qué poder se necesita para firmar cheques o pagarés?

Existe la representación en materia cambiaria, la cual confiere facultades para otorgar y suscribir títulos de crédito (cheque y pagaré, entre otros).

Esta representación se encuentra regulada por la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, en su artículo 9º., y se confiere mediante poder inscrito en el Registro de Comercio (poder general) o por simple declaración escrita dirigida al tercero con quien habrá de contratar el representante (poder especial).

¿Se pueden revocar los poderes?

El mandato puede revocarse en el momento que el mandante así lo desee. Ahora bien, existen poderes irrevocables, pero sólo en los siguientes casos:

1. Cuando se confiere como una condición puesta en un contrato bilateral. Es decir, cuando en el mandato se presupone la preexistencia de otro contrato en donde se acuerde el otorgamiento de un mandato a determinada persona, es decir, la condición es que se otorgue un mandato.[5]

2. Cuando es un medio para cumplir con una obligación ya contraída, como por ejemplo, la persona que ya pagó el precio total de un inmueble, pero éste, por alguna razón no puede escriturarse a su favor inmediatamente.[6]

¿De qué otra manera se pueden dar por terminados los poderes?

De conformidad con lo que dispone el artículo 1752 del Código Civil del Estado de Yucatán, el mandato termina:

I.- Por revocación.

II.- Por renuncia del mandatario.

III.- Por muerte del mandante o del mandatario.

IV.- Por interdicción de uno u otro.

V.- Por vencimiento del plazo o por conclusión del negocio para el que fue concedido.

Cuando el mandante revoque o termine el mandato, debe exigir la devolución del instrumento o escrito en que conste el mandato y todos los documentos relativos al negocio o negocios que tuvo a su cargo el mandatario.

¿Puedo otorgar poderes en el extranjero y que sean válidos en México?

Sí. Para los países signantes del Tratado de la Haya de 1965, se utiliza la Apostilla, que consiste en un documento que se adhiere al poder y que certifica la firma, la calidad en que actuó y en su caso, la identidad del sello, de la persona ante quien se firmó el poder, por ejemplo, un notario en Estados Unidos de América.

En los países que no firmaron el Convenio de la Haya de 1965, ¿se pueden otorgar poderes que sean válidos en México?

Sí. Los poderes, una vez otorgados, se legalizarán por la Embajada o Consulados Mexicanos. Igualmente será válido otorgar los poderes ante el Embajador o Cónsul, en virtud de que estos funcionarios tienen fe pública, es decir, pueden válidamente desempeñar funciones notariales.

Si soy extranjero y no hablo español, ¿puedo otorgar un poder en México?

Sí, siempre y cuando una persona comparezca junto contigo en la escritura pública en donde se otorga y confiere el poder, para que éste traduzca lo que el Notario o Escribano Público redactó en el acta.

 

COMENTARIOS FINALES

Después de leer lo anterior, estimado lector, te darás cuenta que otorgar un poder o un mandato no es algo que se debe tomar a la ligera.

Es importante que cada vez que otorgues un poder, lleves a cabo los siguientes pasos:

1. Conservar una copia certificada, ya que el apoderado o mandatario se queda con el original, en caso de que le sea requerido.

2. Si no hablas el idioma español, solicita que te entreguen una traducción del poder, con anterioridad a la fecha de firma. En caso de que no haya tiempo para llevar a cabo la traducción, solicita que una persona te traduzca verbalmente al momento de la firma.

3. Pregunta al Notario el alcance del poder, es decir, qué facultades le estás otorgando al apoderado o mandatario.

4. Asesórate correctamente antes de otorgar un poder, ya que como mencionamos anteriormente, el mandatario en un poder representativo, puede afectar tu esfera patrimonial.

A nuestros clientes en Yucatan Compass, siempre les otorgamos una traducción del poder que se va a otorgar, con anterioridad a su firma, para que nos pueda hacer las preguntas que crea convenientes antes de firmar documento alguno.

Acércate a nosotros para que obtengas una asesoría profesional


[1] Representación, Poder y Mandato. Pérez Fernández del Castillo, Bernardo. Novena Edición. Editorial Porrúa. México 1996.

[2] Ibidem.

[3] Idem.

[4] Idem

[5] Compendio de Derecho Civil. Contratos. Rojina Villegas, Rafael. Trigésimo primera edición. Editorial Porrúa. México 2006.

[6] Representación, Poder y Mandato. Pérez Fernández del Castillo, Bernardo. Novena Edición. Editorial Porrúa. México 1996.